largo movil

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Los anillos de hadas

Miles de extrañas formas circulares conocidas como ANILLOS DE HADAS salpican los desiertos del sur de África. Durante siglos, la tradición y la mitología han ofrecido explicaciones sobrenaturales a estos sorprendentes anillos  de hierba. Sin embargo, investigaciones recientes atribuyen su origen a causas mucho más terrenales y naturales.

Los anillos de hadas


El ecólogo alemán Norbert Jürgens, de la Universidad de Hamburgo, descubrió que la Psammotermes aliocerus, una termita que vive en la arena, estaba debajo de la mayoría de los 2.000 círculos que investigó. «Las termitas dañan las raíces de las hierbas que germinan en el calvero», asegura. Este ecosistema modelado por las termitas tiene sus ventajas. La ausencia de vegetación encima del termitero se traduce en el hecho de que el suelo retiene más agua para consumo de los insectos. El anillo se forma cuando la hierba circundante utiliza la nueva reserva de agua y crece más, hasta alcanzar un metro de altura, La combinación de tierra húmeda y hierba resistente puede atraer nuevas especies a una zona yerma: hormigas, abejas e incluso algún mamífero.

Formación de los ANILLOS DE HADAS:

Los anillos de hadas

1 Las intensas lluvias que caen entre los meses de enero y marzo, propician el rápido crecimiento de pequeños retazos de hierba en parajes desérticos.

2 Las termitas se comen todas las raíces de hierba que encuentran sobre el termitero, lo que deja un círculo pelado. Al no haber vegetación. La lluvia se acumula en la tierra porosa.

3 Gracias a dicho aporte extra de agua, la hierba circundante crece más. Las termitas se comen las raíces más profundas con moderación para no agotar esta fuente de alimento.





Como vemos, no hay nada ni sobrenatural ni hecho por la mano de otros seres ni menos de un ser divino, la ciencia tiene explicación para todo.

Así es el proceso de formación de los  llamados anillos de hadas.

jueves, 15 de septiembre de 2016

El pantanal Dos estaciones, el humedal más extenso del planeta

El pantanal Dos estaciones, está situado en la inmensa cuenca superior del río Paraguay uno de los más importantes de América del Sur y principal afluente del Paraná . El Pantanal es un territorio de unos 160.000 kilómetros cuadrados, extraordinariamente rico y singular, que se extiende por tres países: Brasil (que alberga más del 80 %), Bolivia y Paraguay y lo convierten en la zona humeda mas extensa del planeta.

El pantanal Dos estaciones, el humedal más extenso del planeta


Es una descomunal llanura aluvial (su superficie es casi el doble de grande que Portugal) que acoge tres grandes biomas:
el ecosistema amazónico; el bosque Chiquitano y el Gran Chaco, que juntos constituyen el mayor bosque seco tropical del mundo, y la ecorregión del Cerrado, formada por sabana tropical. Un mundo aparte forjado por dos estaciones, dos realidades diametralmente opuestas: la «seca» y la «llenura» –en portugués, la seca y la cheia .O lo que es lo mismo, la ausencia de agua más extrema y la inundación total. Aquí no hay puntos intermedios.



En abril irrumpe de forma contundente la temporada seca, que se impone hasta septiembre y puede prolongarse hasta noviembre. No caerá una sola gota hasta la llegada de las lluvias, en cuyo punto álgido, en diciembre y enero, las precipitaciones son de hasta 180 millones delitros de agua cada día… algo así como 72 piscinas olímpicas por jornada. Durante esta etapa de «llenura» hídrica, un 80% del Pantanal queda sumergido, con niveles que pueden superar los cinco metros. La lluvia satura el suelo y el río Paraguay y sus afluentes se desbordan. Las sabanas, alfombradas de gramíneas agostadas, acometen bajo el agua la resucitación de su verdor.
El pantanal Dos estaciones, el humedal más extenso del planeta

Pero varias amenazas se ciernen hoy sobre este lugar único: la deforestación practicada para incrementar la superficie cultivable, en especial para monocultivos extensivos de soja, caña de azúcar y eucalipto; la presión de la ganadería; una población en aumento que lleva asociada la planificación de nuevas infraestructuras, tales como carreteras, presas, puertos, hidrovías o centrales hidroeléctricas, y la alteración del ecosistema debido al calentamiento global.

«De la cobertura vegetal original de todo el Pantanal Dos estaciones, hoy queda menos de la mitad  y apenas un 5 % de su territorio está protegido sustenta uno de los más grandes acopios de agua dulce del planeta, actúa como regulador del clima y sostiene a la más alta concentración de vida salvaje de América del Sur. 

Son miles las razones para proteger este singular espacio que si las autoridades no se ponen manos a la obra, desaparecerá por la codicia humana.