largo movil

lunes, 27 de abril de 2015

Comer insectos, cada vez más normal.

Comer insectos, cada vez es más normal en muchas partes del mundo, ya hay muchos chefs que incluyen entre sus ingredientes algunos insectos.
Espaguetis con salsa de abejas, pastel relleno de arañas, magdalenas de chocolate con gusanos o saltamontes fritos. Los insectos ya se sabe que son una fuente de proteínas que será un alivio cuando nos hayamos comido todos los peces, todas las aves y los mamíferos.

Si  nos paramos a pensar, detenidamente, criar por ejemplo una vaca, le cuesta mucho al medio ambiente y a nuestros bolsillos, en cambio criar saltamontes o gusanos casi no tiene impacto sobre nuestro maltrecho planeta tierra y podría paliar el hambre en el mundo por ejemplo.
Dos docenas de saltamontes y media docena de gusanos tienen las mismas proteínas que 50 gramos de filete de buey y algunos insectos incluyen ácidos grasos omega 3, los mismos que el salmón.

Que hacemos gastando dinero en comprar salmón cuando en nuestro jardín se arrastran o vuelan insectos rebosantes de omega 3? 

En algunos pueblos Mexicanos se comen los saltamontes sin ningún tipo de disfraz, de dos mordidas, como si fueran boquerones, Porque nos escandalizamos cuando hablamos de comer saltamontes y no  de llevarnos a la boca caracoles o boquerones?. Nuestros antepasados más lejanos incluían en su dieta insectos de todo tipo, y ahora? Sera que nos hemos vuelto muy señoritos?


El comer insectos en una alternativa a la hambruna que padece la humanidad 

En estos pueblos también comen hormigas vivas a las que hay que perseguir por el plato y una vez capturadas masticarlas a gran velocidad para que no escapen de la boca rumbo al cuello o a las orejas. Así como nos advierten en un restaurante - tiene salsa en el bigote- frente a un plato de estos no falta quien dice -tiene una hormiga en la oreja-… es lo que tiene el comer insectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario