miércoles, 13 de noviembre de 2013

Trucos ecologicos para la limpieza del hogar


Fregasuelos, detergente para la ropa, sprays multiusos, limpiahornos… realmente son muchos los productos incluidos en el armario de la limpieza. Suponen una parte importante del presupuesto de la compra y, en ocasiones, son un verdadero “arsenal” de ingredientes y compuestos químicos muy contaminantes e incluso tóxicos. Por supuesto, siempre se debe optar por los limpiadores biodegradables, pero además, tenemos a nuestro alcance algunas soluciones realmente efectivas contra la suciedad que basan su acción en las propiedades de determinados alimentos, presentes en cualquier casa, como el vinagre, el limón o el bicarbonato.

Son muchas las sustancias nocivas que pueden incluir determinados productos de uso cotidiano. La mayoría de los limpiadores contienen tensioactivos (derivados del petróleo efectivos a la hora de disgregar la suciedad y adherirse a la grasa para eliminarla) junto a otros elementos como el amoniaco, distintos ácidos, fenol, hidróxido de sodio o potasio, cloro y agresivas sustancias blanqueantes.

Si pensamos en el uso constante de estos productos en millones de hogares, podemos hacernos una idea del daño medioambiental que pueden llegar a producir. En ocasiones además, muchos de estos jabones y detergentes son causa de importantes problemas para la salud: alergias, picor de ojos o de nariz y erupciones cutáneas. De hecho, para utilizar algunos de los más “potentes” (desatascadores, limpiahornos, baños…) se recomienda el uso de guantes evitando además el contacto con la piel o la inhalación accidental al respirar.

 Limpiahogar ecológico
Mezcla en un litro de agua caliente el zumo de medio limón y 2 cucharadas de jabón líquido vegetal (ecológico). Otra posibilidad es añadir al litro de agua unas cucharadas de vinagre y unas gotas de algún aceite esencial vegetal puro, por ejemplo, de pino, eucalipto o árbol de té. Cualquiera de estas dos propuestas es perfecta para dejar los suelos, la encimera de la cocina, los azulejos, etc, brillantes, sin dañar las superficies y consiguiendo un agradable olor. El coste además, es mínimo (el aceite esencial te durará para hacer muchos litros de tu particular detergente).
Madera sin polvo y reluciente

No siempre es necesario aplicar un limpiador específico. En la limpieza diaria de la madera, bastará con eliminar el polvo con un paño de algodón seco o ligeramente humedecido si quieres eliminar una mancha concreta. Además, limpia los muebles al menos una vez a la semana con la siguiente mezcla: 1 vaso de aceite de oliva + ½ vaso de zumo de limón. Te quedarán perfectos. Para cuidar al máximo los muebles de madera más delicados prueba a darles un “baño” con cera de abeja (natural) una vez al año, permanecerán impecables por mucho tiempo.
Baños
Puedes limpiarlos con el limpiahogar ya indicado, pero además, para dejar en perfecto estado de uso la taza, prescindiendo de lejía y amoniaco, echa 2 cucharadas de bicarbonato y una de sal fina en ½ vaso de vinagre y viértelo en el wáter. Deja actuar unos minutos y a continuación vuelca un cubo con abundante agua caliente antes de tirar de la cadena. Lo dejarás como nuevo.
Cristales perfectos

Son bastante antipáticos de limpiar pero puedes conseguir resultados excelentes fabricándote tu propio atomizador mezclando ½ litro de agua caliente con 3 cucharadas de vinagre. El resultado te sorprenderá.
Contra las manchas
La glicerina es un excelente aliado contra las manchas más difíciles. Aplícala, por ejemplo, para limpiar las bandejas de la nevera o la encimera de la cocina, quedarán relucientes.
Limpiahornos ecológico

Mezcla agua y bicarbonato hasta conseguir una pasta más o menos espesa y extiéndela en las paredes y bandeja del horno del que, previamente, habrás eliminado en lo posible la mayor parte de grasa y suciedad (con papel de cocina). Deja actuar unos minutos y retira con agua templada.
Para eliminar depósitos calcároes de las bañeras
Los depósitos calcáreos de la bañera, la ducha y el lavabo se eliminan con ayuda de un chorro de vinagre o con una mezcla de agua y esencia de vinagre.
Lavavajillas 
Un lavavajillas ecológico casero muy efectivo se puede obtener simplemente con tres cucharadas de jabón natural rallado y media tacita de vinagre por litro de agua.
Limpiar y abrillantar metales 
 Pomos, grifería (con cal) o cubertería suelen limpiarse con productos muy corrosivos. Un truco ecológico para abrillantarlos y asearlos es usar limón con una pizca de bicarbonato y sal. 
Alfombras 
 Para limpiar manchas en las alfombras hay que rascar los residuos sólidos y secar los líquidos con una bayeta o algo absorbente.  Humedecer la alfombra con agua y vinagre y limpiar con una esponja y agua limpia, y volver a secarla. 
Muebles, manchas y brillo
Las manchas engorrosas de fruta en la madera salen fácilmente con aceite y sal, otras con alcohol de quemar. Para abrillantar los muebles vale una solución de limón con el doble de aceite. 
Mármol  
Para manchas resistentes, zumo de limón, agua y jabón natural blanquearán su mármol.
 El cobre
 se puede limpiar y dar brillo con una mezcla de zumo de limón con sal.
 La suciedad de la grasa del horno, de la nevera y de otras superficies de nuestra cocina 
 también se pueden limpiar con bicarbonato de sodio. Primero espolvorea la zona a limpiar con bicarbonato y déjalo reposar unos minutos. Luego, enjuaga la superficie con agua tibia.
  En la lavadora
 se puede verter bicarbonato en el ciclo de lavado para blanquear la ropa de forma natural, además de añadir vinagre blanco, para neutralizar los malos olores, reducir la cal, mantener la ropa limpia y para preservar los colores. El vinagre blanco destilado puede incluso actuar como un suavizante de los tejidos, anti pelusa, y reductor de alergias si se agrega a la lavadora durante determinado ciclo.
 Los platos 
se pueden limpiar con una mezcla de jabón natural, vinagre y agua. 
Bórax
Esta sal mineral es un limpiador eficaz, un buen desinfectante y suavizante para el agua que, al igual que el vinagre, puede sustituir a la lejía. Los inodoros se pueden limpiar si se deja actuar toda la noche una taza de bórax y media de vinagre. Ahora bien, se debe utilizar con precaución, ya que puede ser tóxica en niveles altos.
Bicarbonato sódico
Es un abrasivo suave que puede eliminar la suciedad y absorber los olores. Cuando se disuelve en agua desinfecta y quita la grasa. También es muy útil para limpiar porcelana, azulejos, manchas en alfombras, en la cocina o el horno. Para desatascar tuberías, se puede verter una taza de vinagre y otra de bicarbonato sódico por el desagüe. Tras dejarlo reposar unos minutos, se echa agua hirviendo.
Alcohol de quemar
Limpia, desinfecta, seca superficies de manera rápida y quita manchas de grasa o pegamento. En materiales delicados se recomienda aplicar con una bola de algodón.
Glicerina
Este líquido viscoso, inodoro e incoloro sirve tanto para limpiar como de capa protectora para ayudar a eliminar manchas difíciles. También sirve para retirar la cera seca de las velas.
Plantas y esencias naturales
La fragancia innata de las plantas y las esencias pueden sustituir a los ambientadores artificiales. Y si se quiere ahuyentar cualquier olor, y en general, cualquier emanación nociva, nada mejor que airear la casa a diario.

Articulos relacionados: 
El Vinagre: ecologico y economico

4 comentarios:

  1. Genial artículo. Te recomiendo el libro "Limpiar con Svabba”, que publicó hace tiempo Ikea para su sección Family. Esta obra además contiene trucos útiles de limpieza como productos o maneras de limpiar ciertos materiales. De allí puedes sacar información para otros artículos. Espero que te sirva. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu recomendación, buscare el libro que dices y le echare un vistazo

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo. Se puede perfectamente hacer la limpieza utilizando tres productos ecológicos: detergente para lavadora, detergente para lavavajillas y detergente líquido para fregar.

    ResponderEliminar
  4. Yo también conoczo este libro. Lo utilizo mucho para mis post sobre limpieza. Buen artículo. Saludos.

    ResponderEliminar